Una relación de Mentoring puede adoptar diversas modalidades, o incluso llegar a desarrollarse de manera informal y espontánea. Sin embargo, lo ideal es que se aplique de forma sistematizada y con un programa establecido. Ha continuación podemos observar los principales tipos que se suelen utilizar:

 

Mentoring individual. Es la forma más clásica, que incorpora a un mentor y un mentee. Sobre todo, se emplea para el desarrollo de carrera, de liderazgo, comunicación o de gestión de equipos. Los objetivos son a medio y largo plazo, en forma de reuniones personales periódicas. 

 

Mentoring situacional. Este tipo de Mentoring, muy parecido al tradicional solo que se centra en un objetivo específico y concreto, como puede ser mejorar la habilidad de delegar en los equipos de trabajo. Suele tener una duración menor que el mentoring individual.

 

Mentoring “entre iguales”. Es similar al situacional en el sentido de que se enfoca en un tema o en una situación concreta para explorarla, pero está mucho más orientado a las posibilidades de desarrollo de perfiles profesionales concretos dentro de una organización. En este caso el mentor ha vivido esa misma experiencia en primera persona y ha ocupado ya ese mismo puesto. 

 

Mentoring inverso. Se trata de un proceso mediante el cual una persona más joven y en una posición organizativa más básica, pero nativa digitalmente, transfiere conocimientos y visión a otra persona de mayor edad y jerarquía superior. Al contrario de lo que es habitual en el mentoring tradicional, son los empleados más jóvenes los que guían y orientan a los más veteranos en determinadas disciplinas, sobre todo las relacionadas con la tecnología o las redes sociales, para adecuarse profesionalmente, crecer y contribuir a la transformación con éxito de las organizaciones

 

Cross Mentoring. El objetivo es favorecer el aprendizaje entre personas de diferentes organizaciones, con el fin de entrenar habilidades y ganar perspectiva con una mirada externa, ya sea una empresa de similar tamaño o una organización más pequeña digital o de crecimiento exponencial.

 

Como hemos visto, el mentoring ha ido evolucionando desde su concepción inicial para extender sus beneficios a otros ámbitos de la organización. La aplicación de las nuevas tecnologías y los nuevos retos de formación están propiciando la aparición de nuevas modalidades de mentoring adaptadas a la nueva realidad, como son:

Mentoring virtual: Gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación, este tipo de mentoring emplea herramientas como el teléfono, la videoconferencia, el correo electrónico o los simples mensajes de texto. 

Puede resultar muy útil para organizaciones con plantillas muy diversas o con horarios difíciles de compatibilizar, ya que ofrece una planificación más relajada. No obstante, también plantea algunas limitaciones, como la imposibilidad de leer el lenguaje corporal, tan importante para una comunicación tan emocional como la que implica la relación entre un mentor y un mentee. Además, también hay que tener en cuenta los problemas técnicos que puede plantear la tecnología, que como todos sabemos, tiende a fallar en los momentos más delicados.

New Hiring/On boarding: Mentoring dentro del programa de acogida para nuevos profesionales. El fin es que el mentor pueda acompañar al mentee a asumir su nuevo rol la organización. Se trata de construir una relación personal con el nuevo empleado, guiándolo a través de los primeros meses de su nuevo trabajo, tanto en un sentido profesional como personal. Los beneficios de este tipo de mentoring para los nuevos empleados son muchos: transferencia de conocimientos, clarificación de funciones y de sus expectativas, entendimiento de la cultura organizacional, favorecer la clarificación y desarrollo de la carrera profesional, fidelizarle con la organización, asegurar el éxito de la contratación, favorecer las conexiones sociales del recién incorporado dentro de la organización, etc.

Flash mentoring: Es un tipo de mentoring enfocado que se lleva a cabo sobre todo por medio de reuniones únicas. Su fin es alcanzar objetivos a corto plazo en un entorno cómodo y de baja presión. Se enfoca principalmente en el desarrollo de habilidades técnicas que se necesitan en la organización, o para familiarizar a un profesional con las buenas prácticas en un proceso o un puesto específico. 

También es muy útil para realizar evaluaciones a corto plazo del rendimiento en un puesto concreto, o para obtener un punto de vista externo en alguna cuestión concreta. En otro nivel, el flash mentoring puede emplearse para determinar si un mentor y un mentee pueden establecer una buena relación de mentoring a largo plazo.

Speed mentoring. Parecido al anterior, el speed mentoring consiste en una serie de conversaciones cortas sobre cuestiones específicas, en la que un mentee va rotando entre diversos mentores (por eso a veces se lo ha comparado con las “citas express”). 

Lo mejor de este sistema es que el mentee puede experimentar muchas interacciones diferentes en un periodo de tiempo corto, por lo que también resulta muy útil para ayudar a la elección de un mentor. Normalmente este método se suele emplear como parte de un programa de mentoring más amplio, y también supone una buena oportunidad de networking tanto para los mentees como para los mentores.

 

Círculos de mentoring. Los círculos de mentoring son una de las formas más innovadoras de mentoring, y con ellos la organización actúa como facilitadora de un espacio en el que anima a los empleados de todos los niveles y áreas a interactuar entre ellos para desarrollarse en cualquier aspecto. Cualquiera puede proponer un tema de su interés, y una vez que se crea un círculo, todo aquel que esté interesado en participar puede hacerlo. 

Los círculos pueden funcionar con reuniones presenciales o de forma virtual, dependiendo de las necesidades de la organización. Los temas abarcan muy diversas cuestiones e intereses, desde círculos para las nuevas incorporaciones hasta los relacionados con las necesidades de las mujeres trabajadoras, pasando por la inclusión de colectivos minoritarios o la forma de llevar una vida saludable en el trabajo

 

Women Up: Está dirigido especialmente al talento femenino de las organizaciones. 

 

¿Has implementado algún tipo de Mentoring?